Basílica de Nuestra Señora del Camino - La Virgen del Camino (León)

Historia de la presencia de los dominicos en León

La presencia de los dominicos en León se remonta a 1250. Ya entonces tenían el convento de Santo Domingo, situado extramuros de la ciudad, dando la casualidad de que hoy es el centro de León, por lo que su plaza se sigue llamando “de Santo Domingo”. Los frailes se dedicaban a las tareas apostólicas y docentes en los estudios de filosofía y teología, a los que asistía la mayor parte del clero secular. Si salimos de la ciudad y nos vamos a la provincia nos encontramos con que los dominicos tuvieron en ella varios conventos: Valencia de don Juan (1431), Palacios de Valduerna (1461), Astorga (1480), Santa María la Real de Trianos (1515). Las tropas napoleónicas quemaron el convento de la ciudad en 1809. Los pocos frailes que quedaron restauraron pobremente el convento, que desapareció como tal poco después con la desamortización de Mendizábal.  
En este contexto histórico, se entiende que los dominicos fueran nombrados, por un espacio de tiempo muy breve (1514-1515), capellanes de al ermita de la Virgen del Camino.