Basílica de Nuestra Señora del Camino - La Virgen del Camino (León)

Novena (texto)

NOVENA dialogada a la VIRGEN DEL CAMINO

ORACION PRIMERA

Director.- Inclinad vuestra mirada, Virgen del Camino, hacia los que se postran ante vuestro altar.
Todos.- Miradnos con el amor con que miráis a vuestro Hijo, muerto en vuestros brazos.
D.- Indicadnos, con claridad, el camino de vuestra vida.
T.- Orientando nuestros pasos hacia Dios.
D.- Grabad en las almas el camino de la virtud.
T.- La senda de la pureza y la ruta heroica del amor y del dolor.
D.- Llevad al cielo las almas de nuestros hermanos difuntos.
T.- Para que encuentren la felicidad ansiada en la casa del Padre.
D.- Fortaleced a los enfermos y consolad a los tristes.
T.- Amparad a los necesitados y perseguidos.
D.- Alcanzadnos, Señora, que un día veamos hecho realidad lo que tantas veces hemos cantado ante vuestro altar.
T.- Muéstranos a Jesús, vivo y glorioso, que herencia nuestra es.

PETICION

ORACION FINAL

D.- Saludemos a María, con las palabras del Ángel.
T.- Dios te salve, Maria, llena de gracia.
D.- Hija del Padre, Madre del Hijo y Esposa del Espíritu Santo.
T.- Dios te salve, María, Llena de gracia, el Señor es contigo.
D.- Bendita entre todas las mujeres y benditos los que te alaban y te aman.
T.- Dios te salve, María, Llena de gracia, el Señor es contigo, bendita entre todas las mujeres.
D.- De Ti nació Cristo, nuestro Dios, para redimirnos.
T.- Dios te salve, María, Llena de gracia, el Señor es contigo, bendita entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre.
D.- Santa María, Madre de Dios.
T.- Ruega por nosotros, pecadores.
D.- Ruega por el Papa y los Obispos.
T.- Ruega por los sacerdotes.
D.- Ruega por los religiosos.
T.- Ruega por toda la Iglesia.
D.- Ruega por nuestros familiares.
T.- Ruega por nuestros amigos y enemigos.
D.- Por los que no creen ni esperan ni aman a Dios.
T.- Ruega por ellos.
D.- Ruega por nosotros, pecadores.
T.- Ahora y en la hora de nuestra muerte.

PLEGARIA

Oh, Virgen del Camino.
Reina y Madre del pueblo leones.
muéstranos a Jesús vivo y glorioso,
que herencia nuestra es.
D.- Todos vosotros los que camináis por la vida.
T.- Mirad si hay dolor semejante al mío.
D.- Oh Dios, en cuya pasión, según la profecía de Simeón, el alma dulcísima de la gloriosa Virgen María fue traspasada por una espada de dolor.
T.- Concédenos, que cuantos celebramos con veneración sus dolores, consigamos el efecto feliz de tu pasión.

Para descargar el folleto correspondiente al texto anterior, pulse en el siguiente enlace.